PONENCIAS EN EL SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO

PONENCIAS EN EL SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO

AÑO 2015

Gracias a Adadi hemos conocido a grandes profesionales del Servicio de Ayuda a Domicilio, SAD, y ellas también nos han conocido a nosotros. Desarrollamos un trabajo de colaboración codo con codo para prestar una atención integral y de calidad a los usuarios.

Así fue como la presidenta de Aprosad, Asociación de profesionales del servicio de ayuda a domicilio, quien participó en el documental de Adadi como familiar de usuaria, me ofreció en 2015 participar en las XI Jornadas de formación del SAD, que organiza de manera anual Aprosad.

Elegí un tema que me pareció muy interesante y en el que yo ya tenía formación: el derecho a la intimidad y el secreto profesional. Fue una ponencia distendida, sin powerPoint, que a veces entorpece más que apoya. De esta manera, las más de cuarenta personas que asistieron, entre las que se encontraba el Alcalde de Iniesta, D. José Luis Merino y varios concejales, estuvieron realmente atentas a la explicación y, además, participaron activamente en los debates que el tema iba generando. Hablamos de la intimidad corporal, de la intimidad conyugal y familiar, intimidad de los menores, secreto de las comunicaciones, intimidad económica, de las relaciones laborales, la intimidad de la salud, la protección de datos, así como de los delitos y las sanciones que contempla la Ley de Dependencia y vimos también los supuestos que contemplan las leyes de cuando se puede saltar el secreto profesional, por ejemplo, cuando existe un riesgo para terceros.

Al finalizar la charla, de casi dos horas, me sentí muy arropada porque varias personas me comentaron lo interesante que les había resultado y me agradecieron que aceptara estar allí ese día.

AÑO 2016

Al año siguiente, en las XII Jornadas de formación del SAD en noviembre de 2016, la presidente volvió a invitarme a participar. Por supuesto acepté. En esta ocasión el tema que escogí fue la Comunicación no verbal: cómo detectar las emociones en el rostro. Tenía ya formación en este sentido por mi carrera y por el certificado de profesionalidad pero, para profundizar más, decidí contar con el asesoramiento a mi hermano, Juan Lázaro, psicólogo experto e investigador de comunicación no verbal en la Universidad de Valencia cuya tesis se centra en la detección de engaño consciente y autoengaño en maltratadores mediante medidas psicofisiológicas.

Así nos centramos en la importancia de la comunicación no verbal, tanto de la que expresamos a los usuarios como la que ellos nos expresan: con ejemplos, casos prácticos, hechos reales, etc. Y pasamos a cómo detectar las emociones básicas en el rostro, que son seis: asco, miedo, ira, felicidad, sorpresa y tristeza, las cuales son universales, espontáneas, innatas e interespecíficas. Todas estas emociones básicas tienen las mismas expresiones faciales en todos los mamíferos. Un ejemplo: el temido león africano tiene una gran habilidad para detectar la expresión facial del miedo en las caras de los humanos y hace uso de ella cuando se ve rodeado por un grupo de cazadores Masáis. El felino gira sobre sí mismo y mira una a una las caras de todos los guerreros tribales, después intenta escapar corriendo hacia aquel que muestra mayor expresión de miedo y, aunque sea la primera vez que se ve acechado por los humamos, acierta. Siempre suele ser el más joven o cobarde. La explicación es más sencilla de lo que parece, si se tiene en cuenta que la expresión facial de las emociones básicas puede observarse en todos los mamíferos y un león adulto  aprende la expresión del miedo a base de verla en el rostro de sus presas, día tras día, así como también aprende la expresión facial de la ira en sus peleas contra otros leones.

Recientemente algunos autores hablan de que el desprecio también es una expresión facial básica, sin embargo no está aceptada por los expertos porque existen muchas dudas sobre su universalidad y de que sea innata e interespecífica. Tres características de las emociones básicas. Además, la expresión facial del miedo es asimétrica, por lo que pone en duda su espontaneidad.

Después, pasamos a explicar las emociones secundarias, que son una mezcla de emociones primarias, las básicas, y realizamos un ejercicio para detectar las emociones. Acertaron prácticamente todas, por lo que estuvieron muy atentas a la explicación. De nuevo, me hicieron saber que les había gustado la conferencia.