El Gobierno regional concede a Adiman 60.400 euros para un proyecto de cooperación al desarrollo en Bolivia
El Gobierno regional concede a Adiman 60.400 euros para un proyecto de cooperación al desarrollo en Bolivia

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha concedido a Adiman una subvención de 60.400 euros para el proyecto de contribución a la seguridad alimentaria nutricional a través del fortalecimiento de la agricultura familiar sostenible y la participación activa de mujeres en los municipios de Padcaya y Entre Ríos del departamento de Tarija, en Bolivia. Se trata de dos municipios en situación de pobreza extrema y que se ven frecuentemente afectados por eventos climáticos extremos, lo que limita la producción de cultivos de las familias campesinas, las cuales viven en situaciones precarias, desprotegidas y socialmente relegadas.

La presidenta de Adiman, Mari Carmen García, ha puesto en valor estos proyectos de cooperación internacional apoyados desde el Goberno Regional de Castilla La Mancha, en los que los Grupos de Acción Local Adiman y Sierra del Segura vienen trabajando desde hace varios años tanto en Bolivia como en Argentina “ya que estas ayudas son fundamentales para el desarrollo de las comunidades más desfavorecidas. Es una obligación moral que tenemos los países denominados ‘desarrollados’ con los países en vías de desarrollo y cabe recordar que la ONU recomienda destinar el 0,7% de los presupuestos de las instituciones a proyectos de cooperación al desarrollo, una recomendación que no siempre se cumple”, explica la presidenta de Adiman y también alcaldesa de La Pesquera.

Un total de 83 familias se beneficiarán de manera directa de este proyecto, que durará en torno a un año y que contempla como objetivos poner fin a la pobreza y el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, promover la agricultura sostenible, lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, entre otros. El coste total de esta actuación será de 87.200 euros.

Sobre el terreno trabajarán dos ONGs locales con las que Adiman y Sierra del Segura ya vienen trabajando en otras actuaciones en Bolivia, NATIVA y ASOCIO, que serán las encargadas de implementar en el territorio todas las medidas recogidas en el proyecto: construcción de 6 invernaderos para garantizar la producción de 6 especies de hortalizas (tomate, pimentón, berenjena, espinaca, zuquini, cebolla). También se ha previsto la introducción de al menos una variedad de champiñones como experiencia piloto; con el propósito de mejorar la disponibilidad y la estabilidad de alimentos en cantidad, calidad e inocuidad, bajo condiciones que permitan su adecuada utilización nutricional, llevando una vida saludable y activa.

En el proceso productivo bajo invernadero, se emplearán técnicas compatibles con el medio ambiente bajo el paraguas de la agricultura sostenible, haciendo uso eficiente del recurso agua, implementando sistemas de riego presurizado (goteo). Se fomentará la cultura de consumo de alimentos sanos y nutritivos a través de talleres de capacitación a los beneficiarios con el fin de diversificar nutritivamente su alimentación con los productos obtenidos y/o producidos por ellos mismos; de la misma manera, se propiciará una feria del productor al consumidor con el objeto de promocionar y posicionar la diversidad de alimentos producidos de manera orgánica.

 

Paralelamente al proceso de producción de hortalizas, las familias beneficiarias recibirán capacitación y actualización continua para conocer sus derechos y obligaciones en materia de equidad de género.

 

 

INIESTA COOPERARÁ EN PROYECTOS DE DESARROLLO EN BOLIVIA EN 2018
INIESTA COOPERARÁ EN PROYECTOS DE DESARROLLO EN BOLIVIA EN 2018

El alcalde de Iniesta, José Luis Merino, ha declarado que destinará parte el 0,7% del presupuesto de 2018 (cifra marcada por la ONU) a los proyectos de cooperación al desarrollo rural que ADIMAN está ejecutando en el sur de Bolivia a través de las ONGs Nativa, Asocio y Prometa con el apoyo financiero del Ayuntamiento de Azuqueca de Henares. Merino, que visitó el país latinoamericano a mediados de septiembre como miembro de la Junta Directiva del grupo de acción local, conoció de primera mano el trabajo que estas ONGs realizan sobre el terreno: “realmente me quedé sorprendido con el impacto tan positivo que tienen estas ayudas en el desarrollo de pequeñas comunidades. Tenemos que luchar por un plan estratégico de cooperación público-privada, en el que se incluyan todos los organismos comarcales, para apoyar estos proyectos de desarrollo en Bolivia. Este ayuntamiento seguirá cooperando con ellos en 2019”.   Palabras a las que se suma el gerente de ADIMAN, Miguel Ángel Moraga, que acompañó a Merino en el viaje para supervisar los proyectos: “dentro de esta línea de cooperación en la que llevamos más de dos años trabajando, sería fundamental diseñar una alianza público-privada, un hermanamiento que permita mejorar el intercambio de ideas e iniciativas a uno y otro lado del Atlántico, así como reforzar los compromisos mutuos. Esto nos pueden posicionar de mejor manera para acceder a los fondos necesarios en el desarrollo de estos proyectos que están teniendo un magnífico resultado”.   ADIMAN ha colaborado con estas ONGs en ocho proyectos de desarrollo, cuatro ejecutados en 2017 y cuatro en 2018, gracias al apoyo financiero del Ayuntamiento de Azuqueca de Henares, que destina el 1% de su presupuesto total a cooperación. Sin embargo, el grupo de acción local de la Manchuela Conquense, así como el de Sierra del Segura de Albacete, llevan desde 2004 cooperando con distintas entidades de aquella zona. Su trabajo consiste en gestionar los fondos y controlar la ejecución de los proyectos: “desde ADIMAN estamos muy agradecidos al Ayuntamiento de Azuqueca, así como al Consejo Local de Cooperación, por su confianza y apoyo económico en estos años y esperamos poder seguir contando con su ayuda”, expresa Moraga.     ONG Naturaleza, Tierra y Vida, NATIVA Fruto de esta colaboración, Cesilia Cruz, miembro de la ONG Naturaleza, Tierra y Vida (NATIVA) de Tarija (Bolivia), visitó la semana pasada la Manchuela Conquense para conocer diversas iniciativas de emprendimiento que podrían ser exportadas a Bolivia, así como también realizó una capacitación en el Centro de Investigaciones Apícolas y Agroambientales de Marchamalo.   Nativa apoya a comunarios en la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquía que tiene una población aproximada de 3.500 habitantes y una extensión de 274.000 hectáreas. Ahí, la ONG implementa tres de los cuatro proyectos apoyados por Azuqueca de Henares y que fueron supervisados por ADIMAN. El año pasado se desarrollaron dos proyectos: uno relacionado con el empoderamiento de la mujer y otro con la mejora de la actividad ganadera, particularmente en la Región del Chaco Boliviano. Este año, superando el 80% de ejecución, se han llevado a cabo otros dos proyectos en la Reserva: “uno de seguridad alimentaria con la dotación de silos de aluminio o chapa galvanizada con capacidad para almacenar 1.500 kilos de grano de maíz, que es una de la fuente de alimento en la zona, permitiendo de esta manera a garantizar la seguridad alimentaria; y otro con la identificación y control de patologías apícolas, que consistió en implementar una Campaña de Sanidad Apícola por primera vez. Ambos proyectos benefician directamente a mujeres, 188 familias, pero indirectamente repercute en toda la comunidad. La ayuda que se recibe se resume en alternativas productivas vistas como medios de vida para sacar adelante la propia comunidad y en el bienestar comunal de la mujer”, explica Cesilia Cruz.   Según detalla Cruz, todo el dinero que recibe la ONG para el control de patologías apícolas se destina a tres asociaciones que trabajan dentro de la Reserva Natural: una es la Asociación de Mujeres Emprendedoras Agrícolas de Tariquía, AEMAT; otra es la Asociación de Apicultores de Tariquía, AART, y la Asociación de Mujeres Latorre de Salinas. Las principales beneficiarias de esas ayudas son las mujeres, que representan el 46,8% de la población de la reserva: “estas asociaciones tienen una iniciativa en común que es toda la cadena apícola. La miel cosechada en la zona ha recibido varios premios: en 2008 ganó en Barcelona la iniciativa ecuatorial del PNUD y en 2015 participa en una feria nacional y gana el premio a la miel más pura y fina del sur de Bolivia. Además cuenta con el sello de los productores ecológicos de Bolivia-AOPEB.     Visita a la Manchuela Conquense Durante su estancia en la Manchuela, Cesilia Cruz, acompañada por Miguel Ángel Moraga y José Luis Merino, ha tenido ocasión de visitar diversas iniciativas que contribuyen al desarrollo rural de la zona. Por ejemplo, ha visitado las depuradoras de agua de Iniesta y Graja de Iniesta: “me parece muy interesante poder replicar estos sistemas allá porque actualmente no contamos con métodos de depuración de aguas residuales y estimo que miles y miles personas están sufriendo problemas de salud a consecuencia de la contaminación”, revela la técnica de Nativa.   Cruz también ha conocido emprendimientos que contribuyen a frenar la despoblación de los pueblos pequeños como la bodega Las Calzadas, en Pozoamargo; la bodega Ícala, en Casas de Benítez; la empresa Buelo Miel, en Minglanilla o el Hotel Hierba Luisa, en Alarcón. Así como también ha podido ver ejemplos de grandes cooperativas, como Champiniesta y la Bodega Unión Campesina Iniestense, ambas en Iniesta. Especial interés había en conocer la Reserva Natural Hoces del Cabriel, que ha mantenido una gran lucha en los últimos años por convertirse en Reserva de la Biosfera.   En estos días, la técnica de Nativa ha mantenido reuniones con el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Joaquín Cuadrado; miembros de la junta directiva de ADIMAN, con la Presidenta de ADIMAN, Mari Carmen García Domínguez: con la impulsora de la Asociación de Mujeres Empresarias de Cuenca, Brígida de Fez; con el alcalde de Azuqueca de Henares, José Luis Blanco, y con el ayuntamiento de Marchamalo para explicar de una manera más detalla cómo se están ejecutando los proyectos en Bolivia: “Me siento muy contenta y agradecida por la oportunidad de visitar a España, en concreto a la Manchuela y al Centro de Investigación de Marchamalo porque este intercambio de experiencias me permite comprender mejor, conocer más y me voy con la cabeza llena de nuevas ideas. Ha sido buenísimo”, cuenta emocionada Cesilia Cruz.   [gallery size="full" ids="3018,3019,3020,3021,3022,3023,3024,3025,3026,3027,3028,3029,3030,3031,3032,3033,3034,3035,3036,3037,3038,3039,3040,3041,3042,3043,3044,3045,3046,3047,3048,3049,3050,3051,3052,3053,3054"]